Reproducimos interesantísmo artículo sin firma, vetado por toda "la prensa del sistema"
 

El informe oficial de Kissinger donde detalla que Carrero Blanco no conviene a los intereses de EEUU

Antes que nada os dejo aquí el enlace donde podéis comprobar por vosotros mismos la autenticidad de este documento: 307. Memorandum From the President’s Assistant for National Security Affairs (Kissinger) to President NixonBackup

Da mucho que pensar (traducción completa a continuación):

Franco emite decreto de Sucesión

La semana pasada, España emitió un decreto-ley que regula la sucesión al poder, especificando que el viceprimer ministro de Franco se convertirá automáticamente en el primer primer ministro post-franquista.

La Ley:

– prevé que tras la muerte de Franco, el Viceprimer Ministro, actualmente el ultraconservador Carrero-Blanco, le sucederá inmediatamente para un plazo de cinco años;

– replica los títulos y prerrogativas de Franco, por tanto, al parecer, aparentemente reconfirmando su intención de no compartirlos con nadie;

– repite una ley de 1969 en la que el príncipe Juan Carlos será proclamado rey el plazo de ocho días después de la muerte de Franco.

Las principales consecuencias de la ley son:

– señalar la intención de Franco de proyectar su sistema más allá de su muerte designando a su colaborador más cercano, Carrero-Blanco, como Primer Ministro;

– reforzar la posición de Juan Carlos como futuro Rey contra el Consejo de Regencia o sus eventuales rivales;

– para, por otra parte, reducir el poder político real de Juan Carlos al tomar una decisión ahora en la Premiership.

Desde el punto de vista de la actual relación de fuerzas políticas en España, el decreto constituye un rechazo a los tecnócratas como el ministro de Desarrollo López Rodó y el canciller López Bravo [los dos opusinos]. Habían tratado de tener un primer ministro nombrado ahora, antes de la muerte de Franco, a fin de reforzar la eficacia del gobierno. Su campaña cautelosa para la evolución política en España también parece estar bloqueado por la retención de la plena autoridad de Franco durante su tiempo de vida y por su designación de un ultra-conservador para hacerse cargo después de su muerte.

Franco ha elegido una vez más para hacer las cosas a su manera, actuar sin el consejo de la mayoría de sus asesores y para la satisfacción inmediata de unos pocos.

[Página 943]

Una vez que Franco se haya ido, sin embargo, Juan Carlos puede como resultado del decreto estar en mejor posición para actuar. Aunque no puede, bajo esta ley, elegir al primer primer ministro post-franquista , puede, actuando con el Consejo de Regencia, destituirlo.

[Y para evitar ese engorro y las consecuencias políticas que traería, la CIA le hizo el trabajo sucio al rey. No en vano era «el mejor espía que tenía en nómina en España«]

Fuente: Archivos Nacionales, Materiales Presidenciales Nixon, Archivos NSC, Caja 706, Archivos País-Europa, España, Vol. IV. Confidencial. Envío para información. Haig firmó el memorándum para Kissinger. [En] una anotación estampada en el memorando se puede leer: “El presidente ha visto”.

Juan Carlos se hizo confidente de la Casa Blanca y se convirtió en su gran apuesta para controlar EspañaBackup

Carrero Blanco, cuyo pseudónimo era Juan de la Cosa publicó en su día el libro “Las modernas torres de babel”

El almirante quería dotar a España de disuasión nuclear, posicionando al país como potencia militar soberana.

El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco | ABC

En el atentado de Carrero Blanco se encontró el explosivo C4, usado exclusivamente por el ejército de Estados Unidos.

El explosivo que mató a Carrero Blanco se manipuló en la base de Rota | La Gaceta

El día antes del magnicidio, Kissinger y Carrero Blanco se habían reunido en Madrid. Carrero Blanco no cedió a las ‘exigencias’ de Kissinger.

Kissinger el día antes del asesinato de Carrero Blanco dijo: «Cuando España es importante, es peligrosa»

El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Los ‘errores’ de la Justicia frente a ETA | España | EL MUNDO:

– Un libro descubre las ‘negligencias’ que han dejado más de 300 asesinatos sin resolver

– Sumarios cerrados en un día, expurgados, pruebas desechadas… también en los años 90

CARRERO BLANCO, EXPEDIENTE PERDIDO

Entre los 858 crímenes de ETA hay un puñado que ‘no existe’. Son los expedientes judiciales de 34 asesinatos cometidos en la dictadura, antes de la ley de amnistía de 1977. Uno es el de Luis Carrero Blanco. El entonces presidente del Gobierno voló por las aires en el atentado que más fama dio a la primera ETA. Fue el 20 de diciembre de 1973 y se llamó ‘operación Ogro’: cerca de 100 kilos de explosivos activados al paso del coche de Carrero Blanco acabaron con su vida y con las del inspector de Policía José Antonio Bueno Fernández y el conductor del vehículo, José Luis Pérez Mogena. Entre 2011 y 2014 funcionarios de la Oficina de Asistencia a las Víctimas de la Audiencia Nacional hallaron otros 32 sumarios de aquella época que también se encontraban extraviados entre montones de papeles, mezclados con casos de accidentes de tráfico, robos o violaciones.

[…]

Sobre Carrero Blanco cabe destacar también que no había dejado a EEUU utilizar sus bases militares españolas durante la Guerra del Yom Kippur, que comprometió los precios del petróleo (a España le dio igual porque el crudo nos lo daba Saddam Hussein, recipiente de la medalla Isabel la Católica).

La violencia política del R78 mató a más generales que el bando republicano en la Guerra Civil

GENERALES FUSILADOS POR EL BANDO REPUBLICANO: 15 (por el bando nacional 9).

MUERTES POR VIOLENCIA POLÍTICA Y TERRORISMO DE ESTADO DEL RÉGIMEN DE 1978:

GRAPO:

4 generales de Brigada.

ETA:

1 almirante.

3 tenientes generales.

2 vicealmirantes.

2 generales de División.

9 generales de Brigada (uno de la Guardia Civil).

SALDO: 21 oficiales generales muertos.

Estas víctimas no incluyen a los muertos en el Hotel Corona de Aragón. La Asociación de Víctimas del Terrorismo afirma que el incendio del Corona de Aragón (1979) fue un atentado, entre otras cosas porque fue reivindicado por ETA.

Incendio del Hotel Corona de Aragón – Real Zaragoza. Zarapasionpedia

El Tribunal Supremo asume que el incendio del Hotel Corona de Aragón fue un atentado | Heraldo | Aragón | Zaragoza

Silencios dolosos: Hotel Corona de Aragón ¿y 11-M? | Hispanidad.com

El Gobernador Civil de Zaragoza era Francisco Laína (gobernaba UCD) y el alcalde de Zaragoza era Ramón Sáinz de Baranda, del PSOE. «Curiosamente» y desde el primer momento, se esforzaron en descartar la tesis del atentado como causa del incendio que causó las muertes. Estos dos individuos hicieron todo lo posible para evitar que a ETA se le imputase esta masacre.

Incendio del Hotel Corona de Aragón – Wikipedia, la enciclopedia libre

En el incendio del Hotel Corona de Aragón hubo 78 muertos y 114 heridos. Tuvo lugar cuando se encontraban reunidos varios altos mandos y familiares, que iban a asistir a la ceremonia de «graduación» de la XXXVI promoción de la Academia General Militar de Zaragoza. En el hotel estaba la flor y nata del antiguo franquismo, incluyendo la viuda de Franco, su yerno, su hija, dos nietas del dictador e infinidad de altos mandos. Se habla de que el incendio debió ser causado por, como poco, tres personas «adiestradas»:

Hotel Corona de Aragón: fue un atentado

«El País» considera que el incendio no fue provocado, que fue cosa de aceite hirviendo y tal y nosequé:

El aceite hirviendo de una freidora provocó el incendio del hotel Corona de Aragón, de Zaragoza | Edición impresa | EL PAÍS

Aquí hay una lista completa de los muertos en el incendio:

El Corona de Aragón y el asesinato a cámara lenta de Miguel Ángel Blanco – In Memoriam

Todo esto ya sin meternos en policías, guardias civiles y juristas asesinados por ETA, el GRAPO, el FRAP, CAA, GARI y las mafias del crimen organizado como parte de la guerra de clanes policiales desencadenada por la Tra(n$)iZión y las cloacas del Estado español. Sin dejarnos también el 23-F.

En vista del estado actual de nuestro país, creo que está claro qué clan policial ganó: el de los sectores aperturistas del régimen franquista, las potencias extranjeras y sus contactos y esbirros en España.

Notas aclaratorias sobre los GAL:

Ni a ETA ni a sus directores del Régimen del 78 les interesaba que se supiese la verdad sobre los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación). Porque el GAL fue una chapuza, hecha mal adrede, para dar mala fama a cualquier lucha antiterrorista y para que las víctimas de ETA no se organizasen en grupos de autodefensa. La seguridad del Estado sabía de sobra quiénes eran TODOS los etarras y a qué se dedicaban. También sabía quiénes eran los personajes clave de ETA, sus financiadores, entrenadores, rutas de dinero negro, etc. Si prefirieron no intervenir en contra del pináculo de la organización y coger a cuatro pobres chavales proetarras perroflautas capullos fue porque interesaba hacer una chapuza y una maniobra de distracción masiva, saquear los fondos reservados y lavar dinero negro.

Desde entonces, cada vez que alguien sugería alguna medida (efectiva) contra ETA que no consistiera en “victimismo, manos blancas, basta ya” o manifestaciones alguien rápidamente gritaba «¡GAL!».

A todas las cosas interesantes que se han dicho sobre los GAL, decir que, extrañamente, ETA asesinó a uno de los investigadores de la trama GAL, Gregorio Ordóñez.

Pocas horas antes de su asesinato le había dicho a la periodista Carmen Gurruchaga que estaba investigando sobre el Informe Navajas (que relacionaba a los GAL con ETA, el narcotráfico y una trama policial de Itxaurrondo) y la implicación de varios miembros de la Policía Municipal donostiarra (infiltrada por ETA a saco) con Intxaurrondo.

En 1989, un famoso y controvertido informe del fiscal Luis Navajas, relacionaba el narcotráfico con la banda terrorista y con un grupo policial de Intxaurrondo. El trabajo fue paralizado por Javier Moscoso, en aquel momento fiscal general del Estado y, más recientemente, negociador con ETA durante la primera legislatura de Rodríguez Zapatero.

Javier Moscoso, el cloaquero conspirador de turno:

Luis Navajas, fiscal jefe de Guipúzcoa durante 17 años:

Todos los relacionados con el informe navajas, que en teoría amenazaba a los GAL y por tanto le hacía un favor a ETA, fueron asesinados… por ETA:

José Antonio Mikel Santamaría Vaqueriza, empresario del mundo de la noche, implicado en narcotráfico y contrabando, mencionado en el Informe Navajas, amigo de Txiqui Benegas (PSOE) y copropietario de la discoteca Ku de Ibiza. Asesinado en 1993.

José Manuel Olarte Urreizti, «Plomos», empresario, hombre de confianza de Santamaría y, como él, asesinado en 1994 cuando estaba dispuesto a informar sobre la guerra sucia y el narcotráfico.

El empresario asesinado en San Sebastián sabía que era objetivo de ETA desde hace tres meses | Edición impresa | EL PAÍS

Fernando Múgica Herzog, abogado de Olarte, asesinado en 1996

El sargento Alfonso Morcillo Calero, responsable de la Brigada de Investigación de narcotráfico de la Guardia Municipal de San Sebastián, colaborador de Enrique Nieto en la investigación a Olarte y de Gregorio Ordóñez en el intento de desarticular una presunta red de infiltrados de ETA en la Policía Municipal. Asesinado en 1994.

Enrique Nieto, jefe de la Policía Judicial de Guipúzcoa y de la Brigada de Investigación de la Policía Nacional, que con Morcillo investigó a Olarte, y que fue uno de los más estrechos colaboradores del fiscal jefe de San Sebastián, Luis Navajas, en la investigación sobre la relación de Intxaurrondo con el contrabando y el narcotráfico. Asesinado en 1995.

Por no mencionar: El mercenario del Gal asesinado por sus jefes | Jorge Colomar Detectives

Purga e infiltración del Ejército y la Policía en España durante la Tra(n$)iZión

Durante la Transición, los servicios de Inteligencia españoles, cooptados por Estados Unidos incluso antes del asesinato del almirante Carrero Blanco en 1973 (que pudo llevarse al cabo sólo porque el aparato de seguridad del Estado estaba fuertemente infiltrado), emplearon la inestabilidad política y el terrorismo para barrer a los altos mandos nacionalistas que había en el Ejército de Tierra, la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Armada y el Ejército del Aire.

En diversos atentados terroristas y otros incidentes extraños como el incendio del hotel Corona de Aragón en Zaragoza o la intentona de golpe de Estado del 23-F (fraguada para hacer que los mandos disidentes saliesen de la madriguera y para promulgar medidas extraordinarias de espionaje y control de las FFAA y FyCSE), estos patriotas fueron cayendo como moscas hasta arrojar el verdadero saldo de la Transición: más generales muertos que durante la Guerra Civil y más jóvenes muertos por la droga que por la guerra. Muchos de los generales asesinados eran veteranos de la Guerra Civil y/o habían luchado durante la Segunda Guerra Mundial en Rusia con la División Azul. Durante décadas, el CESID primero (creado en 1977, en plena Transición) y el CNI después (a partir de 2002), se dedicaron casi exclusivamente ―incluso en época de efervescencia de asesinatos de ETA y del tráfico de heroína― a monitorizar inquisitorialmente el clima político y las opiniones en el seno de las Fuerzas Armadas y la «ultraderecha», a fin de desactivar los grupúsculos que podrían poner sobre la mesa un modelo de Estado español muy diferente al preconizado por el Fondo Monetario Internacional. Incluso ministros del Interior como Rosón declararían sin tapujos, mientras la droga destruía barrios y generaciones enteras y ETA asesinaba tranquilamente a la clase nacionalista española [5], que su prioridad era… la «ultraderecha».

ETA ahora ya no mata quizás porque no quedan altos mandos patriotas, porque España «lo está haciendo bien» (doblándose ante las organizaciones globalistas como la UE, la OTAN o el FMI) y porque la «ultraderecha» española ha sido infiltrada y atomizada en docenas de grupúsculos ridículos y enfrentados entre sí, pero no cabe duda de que si España se volviese herética y nacionalista de nuevo (Kissinger diría «es peligrosa»), los asesinatos volverían.

Dicen las malas lenguas que varios políticos se mearon encima durante la irrupción de los guardias civiles en el Congreso. La intentona de golpe de Estado del 23-F contaba al principio con el apoyo del rey, que sólo quería hacer salir a la luz a los sectores nacionalistas de las FFAA españolas. Cuando el golpe estaba dado, el rey dejó caer a sus líderes (entre ellos los generales Armada y Millán del Bosch, ambos veteranos de la Guerra Civil y del frente de Leningrado), que habían caído en la trampa. El teniente coronel Tejero (foto), que entró en el Congreso de los Diputados con un grupo de guardias civiles, había estado destinado en el País Vasco en plena era de terrorismo y había tenido que velar los cadáveres de sus compañeros mientras el rey se montaba orgías en yates y hacía negocios con Marruecos. Gracias al 23-F, el Régimen del 78 pudo justificar las medidas extremas de control y espionaje de las FFAA, encumbrar definitivamente al rey como jefe del Estado, firmar el Tratado de No-Proliferación nuclear, abandonar a Argentina en su guerra contra Reino Unido y (gracias a la victoria del PSOE en 1982), abrir la verja de Gibraltar, entrar en la OTAN y la UE y reconocer al Estado de Israel, con todo lo que esto conllevó.

Y es que a muchas personas poderosas les indignaría que la Policía Nacional y la Guardia Civil fuesen cazando como animales a los narcos y dandoles palizas, o arrasando los campamentos chabolistas donde florece el comercio de droga, de armas ilegales, ahorcando a los delincuentes habituales que acumulan 300 denuncias sin haber pisado prisión y dándoles un tiro en la nuca a los criminales que se creían muy listos y muy a salvo resguardándose en la falsa tolerancia y el falso humanitarismo de un sistema decadente dirigido por traidores a la Patria. Las operaciones de asalto que el BOPE y otros cuerpos paramilitares efectúan en las favelas de Brasil son impensables en España, y hay que recordar que la globalización protestó al respecto, ya que la misma ONU pidió la supresión de la Policía Militar brasileña. Amnistía Internacional y la Escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York también han presionado para acabar con los métodos de la Policía brasileña, argumentando que causan dos mil muertes al año y que violan los derechos humanos… de toda la basura social que dedica su vida a violar alegremente los derechos humanos de los demás. Hay en España y sobre todo fuera de España, gente muy poderosa a la que le parece bien que existan barrios enteros donde ni la Policía entre, y no por falta de ganas sino por causas de «fuerza mayor».

Ahora parece que la Policía se emplea a fondo en poner multas de tráfico para engrasar la maquinaria del único aparato estatal que realmente funciona en España: el aparato recaudatorio (o saqueador).

Gracias a los asesinatos de ETA y a la infiltración del brazo político de la OTAN, ahora los generales españoles son en buena parte traidores a la Patria e ignorantes ascendidos a dedo por los políticos. A estos generales les parece bien que ―mientras en España nuestras soberanías más básicas (alimentaria, monetaria, política, energética, etc.) son prostituidas a turbias organizaciones empresariales e internacionales y hasta a gobiernos extranjeros, mientras el paro, la inmigración y las drogas arrasan las calles, mientras las niñas de catorce años se emborrachan, se drogan, abortan y rompen su cuerpo con anticonceptivos, mientras somos colonizados agresivamente por humanidades tercermundistas que no distinguen la tolerancia de la debilidad, mientras las mentes de nuestros chavales y no tan chavales es destrozada por la pornografía, mientras nuestro pueblo es castrado cultural, espiritual y hasta biológicamente, mientras el hombre español blanco y heterosexual es criminalizado por organizaciones globalistas y agencias estatales sostenidas con los impuestos que dicho hombre español paga religiosamente cada mes, mientras se desmoraliza y se envenena el espíritu luchador de nuestro pueblo desde el sistema educativo y los medios de comunicación, mientras la sustancia del Pueblo Español se extingue o emigra a Alemania, Reino Unido y otros lugares, mientras, en suma, la decadencia y la muerte de Occidente va avanzando― nosotros mandemos a nuestra juventud a Afganistán, Congo, Líbano o Mali, combatiendo contra supuestas amenazas que en nada nos afectan.

En realidad, quienes deberían ser ametrallados sin piedad, y no a miles de kilómetros, sino en la calle de al lado y por tanto a un coste mucho más barato, son:

• Parásitos de alta alcurnia: banqueros, grandes empresarios, «fondos de inversión», «fundaciones», ONGs, políticos, famosillos del mundo del espectáculo y la información, peces gordos de los servicios de Inteligencia y las cloacas del Estado, logias masónicas y paramasónicas, círculos político-culturales enquistados en el sector público, etc.

• Parásitos de baja estofa: mafias del crimen organizado y bolsas sociales delincuentes y/o parasitarias aferradas a las ubres de las arcas públicas que han florecido como hongos por toda la geografía nacional, merced al ingenuo buenismo arraigado en Occidente y a la falta de un Estado que ―como las tribus de antaño― represente realmente los intereses del pueblo que lo sustenta y del que emanan sus poderes. Estos parásitos sólo han podido prosperar a base de infiltrar, atar, castrar, corromper y amordazar a la Guardia Civil y la Policía Nacional, así como promoviendo la proliferación de otros cuerpos de policía (autonómicas, locales, portuarias) y estigmatizando la autodefensa en el Código Penal y en el imaginario colectivo del pueblo: defenderse de una agresión o de un robo es fascismo y se castiga. Esta mentalidad automáticamente confiere el poder de los antiguos barrios obreros, a pie de calle, a las mafias (principalmente de origen gitano, iberoamericano, magrebí, subsahariano, etc.), puesto que, como hemos visto, el poder lo tiene quien ejerce el monopolio de la violencia y son estas organizaciones criminales las que tienen claramente dicho monopolio, por encima de la Policía (a la que por ley no se le permite actuar con contundencia) o de los habitantes indígenas de los barrios españoles.

Ambas castas parasitarias (la nueva nobleza del dinero y los nuevos parias de la tierra) son respectivamente martillo y yunque: entre ambos, destruyen a las clases medias y trabajadoras europeas, ambos conforman un bocadillo que aplasta y desangra vampíricamente a los tipos humanos bondadosos, nobles y honrados. Se impone por tanto repetir la historia cosaca: una rebelión de los hombres buenos, trabajadores, honestos, idealistas y altruistas en contra de la tenaza que, tanto desde arriba como desde abajo, aplasta inmisericordemente a la verdadera sustancia del país, es decir, al pueblo español trabajador.

[5] Ver por ejemplo:

8 generales muertos en 11 atentados contra mandos del Ejército | Edición impresa | EL PAÍS

Siete generales muertos en Madrid en atentados terroristas | Edición impresa | EL PAÍS

38 militares asesinados por ETA en Madrid | Edición impresa | EL PAÍS

Conozca usted a Rafael del Río. De jefe turbio de la policía a Presidente de Cáritas

Que ciertos clanes traidores de la Policía española, relacionados con los sectores aperturistas del franquismo, la diplomacia e inteligencia extranjera, los motores de la Tra(n$)iZión, etc., fueron quienes metieron la heroína en España, es hasta cierto punto algo divulgado, como podemos ver aquí en el minuto 5:25.

En este vídeo, Pepe Ribas no parece mencionar que encima de la Policía estaba la OTAN, y debajo de la Policía los gitanos (también multitud de mafias extranjeras italianas, turcas, balcánicas, libanesas, etc., por no mencionar servicios de inteligencia), pero por varios temas que veremos, podríamos inferir que ciertos clanes de la Policía española, relacionados con los sectores aperturistas del régimen franquista y con el espionaje extranjero, fueron quienes pactaron tanto con la OTAN como con diversas mafias extranjeras y con varios patriarcas gitanos, para meter y distribuir la heroína en España, creando una nueva culturilla flamenquista, vaquillista y kinki en los barrios obreros españoles que, hasta entonces, eran bastante pacíficos y tranquilos. Ahora los ‘gichos’ ya tienen una cultura rollo Camarón para vertebrarse, a la vez que bastardizan la cultura de los españoles étnicos.

Estoy pensando en personajes tales como Rafael del Río Sendino, que se encargaron de cumplir, «a pasos agitanados», lo que prometió el socialista Alfonso Guerra: «A España no la va a reconocer ni la madre que la parió«.

Ahí donde lo veis, con su cojonuda foto con el Papa de por medio, es presidente de Cáritas España y por tanto uno de los responsables de la implantación de población tercermundista en España. En cuanto a temas como la guerra entre clanes policiales en la época de la Tra(n$)iZión, ETA, terrorismo de Estado, GRAPO, heroína, gitanos y mafias, acusar es algo muy gordo, así que me limitaré a sembrar dudas, cosa que haré más abajo en diversos enlaces y comentarios. 

En su día, este tío fue pez gordo de la Policía, en la época en la que se metió la heroína en los barrios españoles y se dio enorme poder a los clanes gitanos. En la que se montó la ETA y el GRAPO y luego se les señaló los objetivos a abatir, para quitarse del medio a la competencia y purgar los aparatos del Estado de nacionalistas españoles y antiguos franquistas. ¿Todo esto sucedió sin la aprobación y sin el conocimiento de los capitostes de la Policía española, incluyendo a Rafael del Río? No lo sabemos, pero sí que veremos diversas noticias para que cada cual junte las piezas como mejor le parezca.

Es obvio, por ejemplo, que, para meter y distribuir la heroína en España, los capullos traidores y corruptos necesitaban un vector de distribución que:

1- Tuviese cero empatía hacia el pueblo español autóctono, porque sólo así aceptarían sin pestañear hacerles las mayores putadas imaginables a millones de españoles. Pudimos verlo con los esclavos yonquis de los gitanos, que hacían de testaferros en herencias imposibles, que estaban totalmente a merced de su camello, etc. Los gitanos no sintieron, ni sienten, el menor remordimiento por lo que hicieron a generaciones enteras de chavales españoles con la vida destrozada para siempre.

2- Fuese imposible de infiltrar. Los gitanos, al tener una estructura social tribal, familiar, no pueden ser infiltrados. O eres de la tribu, o no lo eres. No puedes llegar de fuera y meterte así como así. Lo mismo pasa con muchas mafias: la albanesa, la afgana.

3- Fuese fácil de defender e intocable. Gracias al entramado de ONGs, marxismo cultural, flamenquito cultural, «trabajadores sociales», «educadores sociales», «asistentes sociales», pactos con ayuntamientos, etc., no se puede criticar a los gitanos, por las represiones que acarrea: represiones de las ONGs, del Estado y de los mismos gitanos. Los gitanos son intocables e incuestionables, son una casta privilegiada: pueden matar sin consecuencias, conducir sin carnet sin consecuencias, traficar droga a plena luz del día sin consecuencias, poseer armas de fuego ilegales, desatar una batalla campal en un hospital y amenazar funcionarios sin consecuencias, etc. Mientras que si a mí si se me ocurre defenderme de un ladrón que ha entrado a robar en mi casa el detenido voy a ser yo, no él. Es obvio que hay ciudadanos de primera (gitanos y similares) y ciudadanos de segunda (los payos honrados que pagamos nuestros impuestos para mantener a esa simpática y folklórica etnia).

4- Favoreciese un «equilibrio de poder» en la parte baja de la pirámide. Durante el franquismo, el poder lo ejercía el hombre español blanco y heterosexual, que acumulaba todo el prestigio. Cuando el flamenqueo y rollo Vaquilla llegó a ser visto como algo guay y cojonudo, este prestigio tendió a difuminarse. Las mayorías desorganizadas, balcanizadas y divididas son lo que más les gusta a las minorías organizadas, de modo que utilizaron a los gitanos para distribuir parte del poder que hasta entonces tenía el pueblo español, y así balcanizar y desestabilizar al pueblo español.

Rafael del Río, posible nuevo director general de la policía | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 6 diciembre 1982)

El virtual director de la Policía, que rehusó hacer cualquier declaración antes de que sea público su nombramiento, es considerado, entre el personal a sus órdenes, de talante político abierto y enteramente entregado a su función policial, y no ha mantenido vinculaciones con ninguno de los dos sindicatos policiales existentes.

Dos miembros de la Guardia Civil, asesinados en la estación de lrún | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 30 diciembre 1982)

El director de la seguridad del Estado, Rafael Vera, en compañía del director general de la Policía, Rafael del Río, y del diputado socialista Txiki Benegas, viajaron ayer a París para estudiar con las autoridades francesas medidas concretas de lucha contra ETA. Según las autoridades españolas, el encuentro estaba previsto con antelación y se tiene la «esperanza de que proporcione frutos pronto».

El ex gobernador de Vizcaya, designado para un alto cargo en el Ministerio del Interior | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 18 enero 1983)

El director general de la Policía, Rafael del Río, ha cesado al jefe de Prensa y Relaciones de su Dirección General, Miguel Gallego Fraile, quien además era director de Policía Española. (…) Durante su gestión, la oficina amplió su cometido, realizando diversas campañas de prevención del delito, imagen de la policía y relaciones públicas.

Parece que el señor Gallego Freire se tomaba su trabajo demasiado en serio…

Nueve comisarios principales destituidos por el Gobierno, destinados en Madrid | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 29 enero 1983)

Nueve comisarios principales cesados en sus puestos tras la reestructuración policial efectuada por el Gobierno

Y estos también.

Interior investiga en toda España las actividades paralelas de policías | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 3 agosto 1983)

Las investigaciones sobre la segunda actividad de algunos miembros de los cuerpos de seguridad del Estado, especialmente los dedicados a las denominadas vigilancias especiales, se han extendido a todo el territorio nacional. (..) El director general de la Policía, Rafael del Río, declaró ayer que el Ministerio del Interior es el primer interesado en aclarar cualquier anomalía que se haya producido, y calificó de «constatables» los hechos descubiertos en Barcelona, donde han sido expedientados 38 funcionarios policiales, acusados de actuaciones extraoficiales relacionadas con las vigilancias especiales que realizaban algunos funcionarios en salas de fiestas, bares y otros locales comerciales. (…) Los funcionarios policiales que mantengan una segunda actividad serán obligados a abandonarla, aunque la misma sea legal

¿Qué estaban haciendo estos policías en Barcelona? ¿Estaban tomándose demasiado en serio su trabajo y luchando con demasiada efectividad contra la droga, los gitanos y el pensamiento antiespañol de los bajos fondos obreros?

La ‘batalla de la policía’, un reto para Barrionuevo | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 16 octubre 1983)

La policía española atraviesa una de sus peores crisis, motivada principalmente por un ministerio que ya nació dividido. El Cuerpo Superior de Policía está crujiendo por varios frentes. El ministro del Interior y los sindicatos han sido protagonistas de un escándalo en el que salieron a relucir frases insultantes. Hay policías que investigan a otros policías, comisarios que no se dirigen la palabra e inspectores que están en prisión, como es el caso de Juan José Medina. Son frecuentes las luchas por el poder, los expedientes y las aperturas de información, y recientemente ha salido a relucir el robo de casi 2.000 documentos, con dos funcionarios, de momento, presuntamente implicados.

(…)

Otros acusan al director general de la Policía, Rafael del Río, un hombre que entró apoyándose en el sector de Carlos Sanjuán y que hoy mantiene estrechas relaciones con Rafael Vera, director general de la Seguridad del Estado, colaborador de Barrionuevo en el ayuntamiento madrileño.

El nombramiento de Rafael Del Río se efectuó casi al mismo tiempo que el de los principales cargos del ministerio, pero ya había personas que tenían asegurados otros puestos. Eran los policías que colaboraron con el PSOE durante la oposición.(…)

La mayor parte del esquema policial la reconstruyó el propio Del Río, que mantuvo a algunos jefes policiales nombrados por su antecesor y amigo José Luis Fernández Dopico (ambos son de la misma promoción) y destituyó al resto, lo que originó las primeras rencillas y brotes de enfrentamiento. Éste fue el caso de Manuel Ballesteros, comisario general de Información con Juan José Rosón [ministro de Interior], que fue sustituido por Jesús Martínez Torres, un hombre al que precisamente Ballesteros había destituido meses antes como comisario jefe de San Sebastián.

La limpieza en las unidades antiterroristas fue total, de ahí que los principales jefes de grupos operativos se marcharan a otros destinos o pidieran excedencia. (…)

presencia de miembros de ETA Militar en América Latina. Pero el mayor punto de crispación surge con la operación del barrio del Pilar de Madrid, en la que un fallo, hecho reconocido por todos los sectores policiales, impide detener al comando que ETA Militar tiene destacado en Madrid (…) fueron arrestadas tres personas, pero otras dos, las más destacadas del comando, lograron huir.(…)

La guerra entre los antiguos y los nuevos responsables de la lucha antiterrorista es feroz

José Manuel Tornero, nuevo jefe de los Policías destinados en el CESID | Edición impresa | EL PAÍS

El comisario José Manuel Tornero ha sido designado nuevo jefe de la comisaría del Cuerpo Superior de Policía del CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), cargo vacante desde el pasado mes de agosto. Tornero era hasta ahora segundo jefe de la Brigada de Estupefacientes. El director general de la Policía, Rafael del Río, a quien corresponde designar al jefe de la comisaría del CESID, rechazó la propuesta realizada por el jefe de este servicio de inteligencia, general Emilio Alonso Manglano, en favor de Manuel Ballesteros, el ex jefe del Mando único para la Lucha Contraterrorista y ex comisario general de Información.

Aclaración: El general Emilio Alonso Manglano era un militar de la vieja escuela, sirvió en la brigada de paracaidistas, en la Guerra de Sidi-Ifni, etc. y fue nombrado director del CESID tras el 23-F, sustituyendo a éste. Aunque fuese utilizado por instancias superiores a él, probablemente hacía lo que hacía porque era un patriota y creía estar beneficiando a España. Acabó dimitiendo y fue juzgado porque el CESID fue pillado realizando «escuchas ilegales» en la sede de la «extinta» Herri Batasuna. Parece que alguien quería proteger a los proetarras de las indagaciones y pesquisas de los malvados cesideros

Las relaciones policiales hispano-francesas siguen siendo magníficas, afirma Rafael del Río | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 25 octubre 1983)

Manuel Ballesteros estudia la posibilidad de querellarse contra el director general de la Policía | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 28 octubre 1983)

Los responsables policiales de España y Francia se reunírán en Madrid el día 10 | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 7 noviembre 1983)

La policía afirma que el agente de la CIA descubierto en Madrid no cometió ningún delito | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 17 febrero 1984)

La policía española no profundizó en las investigaciones sobre las actividades de un agente de la CIA en un hotel de Madrid, casualmente descubierto por funcionarios de una comisaría madrileña, «porque no estaba cometiendo ningún delito», según manifestó a este periódico su director general, Rafael del Río. El PAIS supo que Gino Rossi, el agente sorprendido por la policía, estaba acompañado por otro miembro del servicio de inteligencia norteamericano, por cuya identidad tampoco se interesaron los servicios de investigación españoles, ya que del caso se hizo cargo la Embajada de Estados Unidos. (…) El director general de la Policía, Rafael del Río, fue avisado por teléfono y ordenó su puesta en libertad (…)

La Embajada norteamericana mantiene silencio total en torno al caso, al igual que la surafricana, ya que, al parecer, el espionaje detectado en el hotel Eurobuilding iba dirigido a un grupo de súbditos de la República de Suráfrica que se encontraban allí alojados. Según todos los indicios, estos surafricanos estaban tratando un asunto relacionado con el tráfico de armas

(Policías de bajo rango intentando hacer su trabajo y protegiendo a los sudafricanos, altos mandos politizados, corruptos y turbios reventándoles el trabajo y vendiendo a los sudafricanos a EEUU).

Del Río descarta negligencia en los policías de La Coruña | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 8 septiembre 1984)

El director general de la Policía, Rafael del Río, descartó ayer cualquier tipo de negligencia en la actuación de los funcionarios antiterroristas que desde hace un mes tenían localizado en La Coruña al comando de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) que atentó el miércoles contra el ingeniero Luis Pardo, que resultó malherido. Los integrantes de este comando, Juan García Rueda (fallecido) y Leoncio Calcerrada Fernández, se encontraban sometidos a rigurosa observación policial con anterioridad a que se perpetrara el atentado. Del Río manifestó que «si no se ha cometido delito, muy difícilmente se puede detener a una persona», y añadió que «en este caso concreto no sé en qué situación se encontraba la investigación, pero lo que sí puedo asegurar es que no ha habido, en absoluto, ningún tipo de negligencia». Añadió que «a pesar de que la policía seguía los pasos del comando no pudo evitarse el atentado».

Familiares del policía fallecido por supuestas torturas se entrevistan con Rafael del Río | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 9 del noviembre de 1984, el hecho tuvo lugar el 1 de diciembre de 1983)

[…]

José Manuel Castán murió tras ser supuestamente torturado por los inspectores Amador Miralpeix del Pino y José Manuel Ortiz Prieto, ambos dependientes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

ABC (Madrid) – 21/03/1984, p. 18 – ABC.es Hemeroteca

ABC (Madrid) – 17/03/1984, p. 18 – ABC.es Hemeroteca

La carta de la hermana de este policía asesinado pone los pelos de punta:

Muerto por torturas | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 3 julio 1984)

Por todo esto quiero aclarar, para no dar lugar a interpretaciones erróneas en relación a ese artículo, que yo no he pedido en ningún momento la dimisión del ministro del Interior ni de ningún miembro de su gabinete, ya que en todo el asunto de mi hermano, es de las pocas personas que me han respondido totalmente en lo que le solicitaba.

Cerca de 70 policías serán sancionados en los proximos días por el Ministerio del Interior | Edición impresa | EL PAÍS (noticia 10 agosto 1985)

Finalmente, por sus “méritos”, nuestro colega es nombrado Presidente de Cáritas:

El ex director de la Policía Rafael del Río, nuevo presidente de Cáritas España | Edición impresa | EL PAÍS

Organización de lealtad extranjera (el Vaticano, lo cual no la hace mejor que USAID y otras).

Cáritas es sobradamente conocida por ayudar a la implantación de tercermundistas en España y tener trapicheos con gitanos e inmis turbios relacionados con la droga y otros pormenores:

Cáritas alerta de brotes xenófobos por el reparto de ayudas a extranjeros. Las Provincias

Marroquíes detenidos por tráfico de heroína recibían ayudas de Cáritas – Noticias Sociedad – e-notícies

Cáritas España asegura que la presencia de inmigrantes en España «es un hecho incontestablemente positivo»

Aquellos responsables en el pasado de proteger etarras, empoderar e impunizar gitanos, meter droga en los barrios, purgar, «reestructurar» o «reorganizar» el aparato policial del Estado, hacerle daño al pueblo español, difundir el marxismo cultural y colaborar con potencias extranjeras… ¿son los mismos que hoy están trabajando frenéticamente por traer a millones de tercermundistas en España? Ahí queda el tema.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here