La suprema corte estadounidense señaló que el uso de la libertad de expresión admite amplios márgenes y que el gobierno y los funcionarios públicos deben permitirlo, el único límite es cuando el medio de comunicación proceda con “real malicia»

 

Estamos en el momento más difícil para poder seguir manteniendo el periodismo independiente, veraz y patriota de La Tribuna de España. Vamos ya camino de 3 años de existencia, plantando cara al adoctrinamiento y la falsedad en la información y soportando todo tipo de ataques de «las cloacas del Estado» y de los poderosos, y viviendo toda clase de penurias. Pero ahora La Tribuna de España podría desaparecer acosada por querellas y gastos judiciales. Necesitamos tu ayuda económica URGENTE si quieres que mantengamos este periodismo. Haz tu ingreso en la cuenta corriente
BANKIA

ES5420386206236000029281

 

Real malicia comprobada: demanda a periodistas aprobada.

La suprema corte de justicia de la nación (SCJN), determinó que el concepto “real malicia” utilizado para definir si hubo dolo por parte de algún medio de comunicación en un caso por dalo moral, calumnias o injurias, solo puede usarse para ampliar el margen de la libertad de expresión y no en sentido contrario.

Este término surgió en Estados Unidos durante el caso conocido como New York Times vs Sullivan, en el año 1964, en el que el comisionado de la policía de Alabama demandó al diario por publicar una inserción pagada de Martin Luther Kong y otras personas que denunciaban el racismo con el que actuaba el cuerpo policiaco en esa ciudad.

La suprema corte estadounidense señaló que el uso de la libertad de expresión admite amplios márgenes y que el gobierno y los funcionarios públicos deben permitirlo, el único límite es cuando el medio de comunicación proceda con “real malicia”.

En el sexenio de Peña Nieto, se publicó la Ley reglamentaria del artículo sexto constitucional en materia de derecho de réplica, la mayoría de los medios guardaron silencio, hicieron caso omiso a pesar de la clara intención del ejecutivo y del Congreso de la Unión por el control de la información crítica y de paso fomentar el periodismo oficioso, ya de por si en decadencia.

Para muchos medios, la mejor regulación para la prensa es la que no existe y apelan a la autorregulación a través de sus códigos de ética, pero que estas reglas autoimpuestas se cumplan o no, da lo mismo. No hay consecuencia jurídica.

Con la regulación se obliga a un mejor desempeño periodístico.

La asociación mexicana de derecho a la información (AMEDI), está de acuerdo con el proyecto, pues dice que cuando un medio rechace una réplica, será un juez el que finalmente decida si procede o no el ejercicio de ese derecho.

La primera sala de la SCJN, publicó su tesis de jurisprudencia 1.a/J.80/2019, en ella advierte que para sancionar jurídicamente a civiles por alguna noticia u opinión publicada en medios de comunicación, es necesario tener en cuenta ese principio “la doctrina de la real malicia”, requiere que sea demostrable que la información difundida es falsa, y que se publicó a sabiendas de su falsedad, o con total despreocupación sobre si era o no verdadera, ello reflejaría que fue publicada con dolo o con intención de causar daño.

El mes pasado la SCJN, había publicado otra tesis en donde señaló que la “real malicia” debe interpretarse para ampliar el margen de la libertad de expresión y no para limitar el ejercicio de este derecho.

La publicación más reciente del semanario Judicial de la Federación, será de aplicación obligatoria para todos los juzgados y tribunales del país, a partir de este lunes 14 de octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here