Con carácter de urgencia, para proceder a la detención de Quim Torra, el verdadero orquestador de esta violencia organizada

 

Estamos en el momento más difícil para poder seguir manteniendo el periodismo independiente, veraz y patriota de La Tribuna de España. Vamos ya camino de 3 años de existencia, plantando cara al adoctrinamiento y la falsedad en la información y soportando todo tipo de ataques de «las cloacas del Estado» y de los poderosos, y viviendo toda clase de penurias. Pero ahora La Tribuna de España podría desaparecer acosada por querellas y gastos judiciales. Necesitamos tu ayuda económica URGENTE si quieres que mantengamos este periodismo. Haz tu ingreso en la cuenta corriente
BANKIA

ES5420386206236000029281

 

Ayer la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo Poyato, intentaba colar a la opinión pública el inexistente clima de pacificación que se vivía en Cataluña, tomada por unas razonables protestas equivalentes a la indignación lógica, como consecuencia coherente a la sentencia del procés. En los cálculos electorales no cabía un mínimo de razonamiento o del sentido de ridículo como previsión a la gravísima violencia acaecida esta noche por las calles de Barcelona. Una vez más quedó manifiesta la incompetencia de una estrafalaria vicepresidencia carente de credibilidad y del menor rubor para mentir y salvaguardar los intereses tabernarios en que se ha convertido la función gubernamental a manos del PSOE sanchista.

Mientras haya un presidente de gobierno en funciones especulando con la Seguridad Nacional en aras de intereses electoralistas permanentes, España estará en riesgo real de padecer un conflicto institucional en Cataluña de cada vez más difícil solución. Urgen medidas extraordinarias que compensen el balance de inacción en que ha desembocado la permisividad política y jurídica de la gran estafa independentista que encubre, tras la falsaria reivindicación democrática, las múltiples actuaciones delictivas con que la autonomía ha quedado lastrada debido al excesivo autogobierno que hasta ha educado a las nuevas generaciones en el odio y la autoexclusión.

Pero al margen de la solución a medio y largo plazo en este punto de inflexión en que se ha convertido la sentencia del procés, urge la acción policial inmediata, con carácter de urgencia, para proceder a la detención de Quim Torra, el verdadero orquestador de esta violencia organizada, cuya aparente función legal como presidente de la Generalidad se ha convertido en un coladero de justificaciones que pueden incrementar las acciones violentas, expresamente alentadas por las cabezas visibles del proceso independentista. Cualquier medida extraordinaria debe ser considerada para apagar la mecha de un polvorín que amenaza con estallar, gracias a quienes la encendieron con aquiescencia de las instituciones españolas. Pero cabe la rectificación después de décadas de errores dejando crecer un tumor de cuya malignidad el mundo entero ya conoce con la evidencia violenta de estos días.

En Cataluña hay un antes y un después para actuar con taxativa decisión para salvaguardar definitivamente la paz social. El incendiario Quim Torras y adláteres deberían estar ya en dependencias policiales, previo enjuiciamiento por rebelión, esta vez sí,  como responsable de lo sucedido tras conocerse la melíflua y condicional sentencia del Tribunal Supremo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here