Debería preguntarse Israel a qué se debe este incremento extraordinario del desprecio hacia los judíos por parte de la mayoría del pueblo francés

 

Estamos en el momento más difícil para poder seguir manteniendo el periodismo independiente, veraz y patriota de La Tribuna de España. Vamos ya camino de 3 años de existencia, plantando cara al adoctrinamiento y la falsedad en la información y soportando todo tipo de ataques de «las cloacas del Estado» y de los poderosos, y viviendo toda clase de penurias. Pero ahora La Tribuna de España podría desaparecer acosada por querellas y gastos judiciales. Necesitamos tu ayuda económica URGENTE si quieres que mantengamos este periodismo. Haz tu ingreso en la cuenta corriente
BANKIA

ES5420386206236000029281

 

Según publicaba ABC, los actos antisionistas crecieron un 74 por ciento en Francia en 2018, lo que el ministro del Interior galo, Christophe Castaner, califica como que «se propaga como un veneno, ataca, pudre los espíritus, asesina».

Pero frente a tan políticamente correcta manifestación del ministro francés, lo bien cierto es que en nuestro país vecino (como ocurre en todos los países del mundo) el sentimiento fundamentalmente contrario a Israel se ha convertido en mayoritario, fruto del sionismo criminal, de las acciones genocidas contra el pueblo palestino y de la participación siempre en la sombra en cualquier conflicto de índole nacional o internacional para proteger los intereses israelíes.

Y es que el antisemitismo ha continuado creciendo y propagándose en toda Europa y con mayor fuerza en los últimos meses.

Según las estadísticas oficiales, el antisemitismo creció sólo en Francia, ¡un 74 % el año pasado!

¿No debería preguntarse Israel y la comunidad judío francesa a qué se debe este incremento extraordinario del desprecio hacia los judíos por parte de la mayoría del pueblo francés?

 

La inmensa mayoría de las acciones, violencias y profanaciones anti semitas son cometidas, en Francia, por grupúsculos que se encuentran a la extrema derecha de la extrema derecha tradicional de la familia Le Pen.

Varios de esos grupúsculos comenzaron a crecer hace diez años, presentándose como partidos «antigentuza».

5 COMENTARIOS

  1. el antisemimierdismo es una etiqueta que usan para silenciar cualquier critica y asi salir impunes de su agenda criminal. con este metodo de idiotas se han hecho con los paises europeos. en sociedades de bobos y cobardes es lo que tiene. la marioneta israeli entre canada y mejico es un vertedero de subnormales y borregos de un nivel increible

    • Y ahora periodistas dirigidos por los israelíes, como Bernardo Maqueda en este artículo, ponen en marcha la nueva estrategia israelí de identificar antisemitismo con antisionismo/crítica al estado de Israel.

  2. ¿Cómo desviar la atención de la sociedad?
    ¿Cómo crear el suficiente ruido mediático que justifique el imponer una agenda impopular?
    Creando un enemigo muy malvado, y de falsa bandera, a modo de punto de apoyo sobre el que pivote toda la propaganda de los medios de desinformación. La ultraderecha es esto. El enemigo oficial de la (falsa) democracia. Todo lo que detrás de ello huela a Cristianismo es lo que odian. Ultraderecha, Franco, Catolicismo, enemigos de la libertad. Lo que no dicen estos masones es que a Franco le odian por su Catolicismo y no por su dictadura. La masonería está MUY cómoda con las dictaduras instauradas por ella. Un ejemplo: Karl Marx, lósif Stalin, Vladimir Lenin, León Trotski,… eran hebreos y masones. Friedrich Nietzsche era masón, etc. El primer gobireno soviético estaba integrado casi en su totalidad por judíos. El 80% de la literaura permitida en la URSS era de autores judíos. De Franco no era su dictaduro lo que a día de hoy siguen odiando.

    Les dejo cuatro imágenes desde twitter.
    https://twitter.com/NovilloLapeyra/status/1189654415277481984?s=20

    Mi opinión. Hoy, no existe ultraderecha real. No la hay. Primero, son cuatro gatos sobrerrepresantos mediáticamente. Segundo, son un movimiento masón de falsa bandera, no son reales. El sistema necesita un enemigo reconocible para sacar adelante su agenda del NOM, que son medidas inasumibles. No hay ni un sólo falangista auténtico. Y si lo hay es a modo personal y en su casa, no organizadamente.

    Ésta es la campaña de agitación y propaganda:
    https://www.publico.es/politica/ateneo-madrid-acoge-acto-falange-exalta-dictadura-pide-acabar-constitucion.html
    https://www.publico.es/politica/dignidad-ateneo-madrid-no-venta-acto-falange-inmoral.html
    https://www.elmundo.es/madrid/2019/10/31/5dbb15a8fc6c83696d8b45b5.html
    https://elpais.com/ccaa/2019/10/31/madrid/1572516953_512836.html

    Y esta es la opinión de una sencilla propagadora del montón, así a ojo, de una masona corriente y moliente ayudando a la causa de la desinformación. La masonería es actividad, actividad y actividad. Y todos ellos reciben tarea que hacer y todos ellos suman en la «causa». Son un ejército de ojos y oídos,e internet está llena de su actividad anónima. la masonería es un monstruo de siete canbezas que no vemos en nuestro día a día. No son sólo los del Congreso de los Diputados, Bruselas, la ONU o Bilderberg. No. Desde el concejal de tu ciudad, tu médico de cabecera, la profesora de tu hijo, tu peluquera, tu compañero de trabajo, tu amigo, hermano, pariente, hasta el vecino de tu finca llega el problema sin soulción ya. Y todos a una sin que les veamos. Por algo se reúnen en secreto.

    «Marina @ridermarina (Twitter): Esto ha ocurrido en el Ateneo de Madrid (que recibe 350.000 € de subvención pública), en el Ateneo de Madrid, la casa natal de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, un acto público de Falange Española, esta semana, el día 27 de octubre de 2019. ¡ABSOLUTAMENTE TERRIBLE!» https://twitter.com/ridermarina/status/1189670194634997761

    En fin. Cuídense mucho y traten de cuidar de los suyos, aunque les traicionen y les entreguen.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here