Introducción al libro de próxima publicación de José Antonio Bielsa «España y sus demonios»

 

Estamos en el momento más difícil para poder seguir manteniendo el periodismo independiente, veraz y patriota de La Tribuna de España. Vamos ya camino de 3 años de existencia, plantando cara al adoctrinamiento y la falsedad en la información y soportando todo tipo de ataques de «las cloacas del Estado» y de los poderosos, y viviendo toda clase de penurias. Pero ahora La Tribuna de España podría desaparecer acosada por querellas y gastos judiciales. Necesitamos tu ayuda económica URGENTE si quieres que mantengamos este periodismo. Haz tu ingreso en la cuenta corriente
BANKIA

ES5420386206236000029281

 

Libro de próxima publicación: «España y sus demonios» de José Antonio Bielsa
Texto de introducción al libro "España y sus demonios"

 

Estas líneas que preceden al libro “España y sus demonios” pretenden ser una alfombra al paso vibrante, marcial y seguro de un José Antonio Bielsa que se ha convertido ya, por derecho propio, en una de las figuras más relevantes del pensamiento disidente español; yo prefiero llamarle “pensamiento revisionista” pero como al autor no le gusta esta definición, prescindiré del corsé de las denominaciones estandarizadas que sólo contribuyen a que los sectarios (por desgracia, la inmensa mayoría de la población) descalifiquen sin siquiera haber otorgado el beneficio de la duda.

José Antonio Bielsa sería un regeneracionista si hubiera algo que regenerar: un Joaquín Costa, un Ortega y Gasset, un José Antonio Primo de Rivera… pero le ha tocado vivir unos tiempos donde ojalá fuera la regeneración una alternativa: sólo la resistencia sirve para no ser aplastado por un globalismo que uniformiza, adocena y destruye al ser humano.

Influencia de Ortega en el pensamiento político joseantoniano

Bielsa resulta un lujo para una España tan falta de intelectuales fecundos que se opongan al “pensamiento único”. Su formación, su información, su capacidad de comunicación y lo mucho y bueno que tiene que transmitir a esta España que se suicida un poco más cada día, tal y como decía José Antonio Primo de Rivera “entre la saña de un lado y la antipatía del otro”, pueden resultar mayoritariamente baldíos; y es que no se hizo la miel para la  boca del asno y hablar de patria, de Dios, de servicio y sacrificio, de hogar, de familia, de honor, de camaradería, de lealtad… de todos  aquellos valores que nos hicieron ser lo que fuimos como nación y como pueblo, hoy está tan en desuso que los artículos de José Antonio Bielsa se me antojan como echar margaritas a los cerdos.

Pero junto al homenaje a una mente privilegiada, a un estudio constante, a una investigación metódica y a unos valores y una ideología irreprochable, también debo proclamar mi confrontación con el autor.

Probablemente por la extraordinaria bondad del personaje (parece hecho para José Antonio Bielsa el verso de Machado “es, en el buen sentido de la palabra bueno”) el autor de este libro rechaza el confrontamiento, huye de la polémica y acaso tiene hasta excesivo temor a un sistema que tiene una auténtica “policía del pensamiento” que decide qué es bueno y qué es detestable, quién es un ejemplo y quién es un ser abominable al que la sociedad, en masa, debe despreciar o del que debe huir como si de la presencia de la peste se tratase.

Corren tiempos en los que el intelectual no puede quedarse en las cátedras, en las academias, ni en los ateneos.

El intelectual patriota, el pensador políticamente convencido, el autor enamorado de una España que no existe… tiene la obligación moral de prescindir de su natural empuje a la dialéctica y la tertulia, descender a las calles, unirse a las barricadas e incluso (si éstas no existen) construirlas él mismo.

Ramiro de Ledesma, José Antonio Primo de Rivera, Dionisio Ridruejo, Rafael Sánchez Mazas, Agustín de Foxá, Rafael García Serrano o el grandísimo Luys Santamarina… (y tantos otros), no tuvieron la ocasión de escoger: su amor por las letras les llevaba a una interiorización de los problemas y a una escapada del mundo que les rodeaba al estilo de las «décimas de Fray Luis de León a la salida de la cárcel»:

Aquí la envidia y mentita

me tuvieron encerrado.

Dichoso el humilde estado

del sabio que se retira

de aqueste mundo malvado,

y con pobre, mesa y casa

en el campo deleitoso

con sólo Dios se compasa

y a solas su vida pasa:

ni envidiado, ni envidioso”.

España se encuentra ante una situación límite y lo peor es que parece absurdo soñar una patria diferente para compatriotas tan indiferentes.

Pero la obligación moral del intelectual comprometido (en definitiva, uno elegido por los dioses) no es la de aislarse en su torre de marfil, sino la de descender a ese asfalto democráticamente degenerado, para dirigir el despertar de las masas.

Como ya soy muy mayor para cambiar, no puedo desaprovechar esta introducción al libro “España y sus demonios” -que ateniéndonos a los cánones, estrictamente literarios, se debiera limitar a glosar los textos que le suceden y al autor de los mismos- para reprochar a José Antonio Bielsa que su discurso sólo quede como pieza de museo literario para una minoría selecta.

Hay que explicar, a quienes no tienen ningún interés por saber, cuáles son los demonios de España, cómo combatirlos y dar ejemplo en primera línea de combate.

Sólo así José Antonio Bielsa dejará de ser un autor de extraordinario interés político e intelectual, para convertirse en un líder que es de lo que anda absolutamente falto el pueblo español.

Es la “parábola de los talentos” de las Sagradas Escrituras… Si José Antonio Bielsa se limita a seguir una carrera literaria y científica, distinta y distante de los gustos de la época, habrá malogrado las cualidades que Dios le dio para emprender empresas de mucha más ambiciosa envergadura.

Y es que ni Dios, ni la patria, nos permiten escoger.

Amén

1 COMENTARIO

  1. El problema de España tiene un nombre: Paganismo. El paganismo se ha enquistado en la sociedad y está destruyéndolo todo. Su modelo político, sus valores, su sistema económico… la civilización pagana, en definitiva. Civilización que ha sido promovida activamente a lo largo de la historia por el militantismo pagano que busca restaurar al 100% su civilización, después de que ésta fuera barrida del mapa con el auge de las confesiones monoteístas.

    Tal paganismo y sus formas de organización social son una falsedad nociva para la humanidad. El universo y la vida del hombre han sido diseñados por Dios y por ello constan de un proceso de funcionamiento correcto en todos sus ámbitos. Sólo el modelo civilizacional monoteísta, con su política, economía, valores y derecho, funciona conforme a dicho diseño y puede, por tanto, lograr los resultados de desarrollo y prosperidad saludables para el ser humano. Mientras que el modelo pagano, por ser una falsedad cuyas propuestas no se ajustan al funcionamiento correcto del universo, no genera sino desajustes disruptivos en la vida humana y lleva contenidas en sí mismo las semillas de su auto destrucción.

    Este es el sentido de las palabras de Dios en la Torá, al avisar a los hebreos de que si ponían por obra sus leyes, prosperarían y perdurarían en el mundo, mas si las desechaban y seguían otras guías, la miseria y la desgracia se abatiría sobre ellos. De las palabras del Profeta Jesús en el Evangelio, al decir que los siervos justos de Dios, es decir, los que obedecen sus leyes, heredarían la Tierra. De Dios en el Corán al prevenir a los musulmanes que, tendrían éxito en el mundo, prosperarían y prevalecerían sobre cualquier adversario, por muy pequeña que fuera su comunidad, mientras que si se alejaban de Su ley, el fracaso les estaría asegurado por numerosos que fueran.

    Así pues, para revigorizar un país, una sociedad, una nación como es España, lo que debemos hacer todos es desechar los modelos e ideologías políticos, económicos, morales y legales del paganismo, en definitiva, aquéllos inventados por el hombre y, en su lugar, seguir el modelo civilizacional monoteísta y sus propuestas en los diversos ámbitos mencionados. Efectivamente, el monoteísmo consta de su propio modelo político, su propio modelo económico y sistema legal, de la misma forma en la que posee una moral y unos ritos. Tales modelos se encuentran en la revelación traída por los profetas y en la tradición de éstos. Simplemente hay que comenzar a funcionar con ellos y dejar a un lado los modelos paganos, por muy extraño que parezca esta idea a unas mentes influenciadas por la civilización pagana en la que han nacido y única que han conocido y cuya práctica han presenciado. Y, si no se conoce el modelo monoteísta, se busca, se aprende y se aplica.

    Debemos, por tanto, retornar al modelo del Antiguo Régimen, si bien siendo conscientes de sus taras para corregirlas. Un modelo en el cual la soberanía es de Dios, las leyes aplicadas son las de Dios y el gobierno es una autocracia encabezada por los sucesores de los profetas, ya sea Papa o Califa. El modelo que, a fin de cuentas, establecerá el Mesías Jesús a su retorno para gobernar a los creyentes monoteístas, inaugurando así la era mesiánica. Una era caracterizada por la justicia, la verdad, la prosperidad espiritual y material y el éxito en esta vida y en la otra. Triunfos que serán logrados, precisamente, porque el rey aplicará la receta correcta para la vida del hombre, la receta que viene de Dios y ninguna otra. Como él dijo en su momento: «Hipócritas, que desecháis las leyes de Dios para aplicar leyes humanas» y «No he venido a abolir la Ley [de Dios] y los Profetas [más ley de Dios], sino a aplicarla».

    El modelo monoteísta en lo político expuesto someramente choca en contra del modelo pagano impuesto en las sociedades del globo mediante las revoluciones paganas de los últimos siglos y su minado cultural. Un modelo éste basado en la soberanía humana, leyes inventadas por hombres, la democracia, el parlamentarismo, el constitucionalismo, anti valores y demás basura. Modelo que ha de ser abandonado. Un modelo calcado del modelo del paganismo grecolatino. Algo totalmente fuera de lugar en España, pues España es una nación nacida y forjada en el monoteísmo a la cual no le corresponde tener ninguna clase de comercio con el paganismo, y no es ni griega ni romana clásica.

    Este es el gran juego que se ha venido desarrollando todo este tiempo a lo largo de la historia. La pugna entre el monoteísmo y el politeísmo, la modelación del mundo y la historia humana en base a sus principios y postulados y la creación y mantenimiento de seres humanos y sociedades pertenecientes a una u otra de las citadas civilizaciones. En el periodo actual nos encontramos en una fase de transición entre ambas civilizaciones, en el proceso de demolición del orden monoteísta y la reconstrucción del orden pagano sobre las ruinas de aquél. La España de hoy es el subproducto resultante de la demolición del orden monoteísta previo. Una España que es inestable y está abocada a desaparecer por ser la realidad existente en un punto que no es de equilibrio, sino de paso de una civilización a otra.

    Así las cosas, en manos de todos está el hacer que España avance hacia uno u otro sentido, que continúe su hundimiento en el paganismo como ha sido la tendencia de los últimos siglos o que se lleve a cabo un retorno al monoteísmo. Una cosa está clara: España es una realidad que nació y creció en el orden civilizacional monoteísta y a éste pertenece. Sólo en dicho entorno y nutriéndose de los principios monoteístas que le son propios es que puede subsistir y desarrollarse, siendo que cuando se empezó a introducir al paganismo junto con sus principios en España es cuando comenzó su proceso de enfermado, destrucción y transformación en otra cosa.

    Sólo se puede tener a España junto con el monoteísmo. Es imposible poder tener las dos cosas, España y paganismo. Por ello nos corresponde a todos revertir el proceso de paganización de España y ejecutar un retorno al monoteísmo, abandonando los principios, modelos y teorías del paganismo y aplicando en España los modelos político, económico, legal y moral del monoteísmo revelados por Dios y transmitidos por Sus profetas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here